Stalingrad

Institut du Monde Arabe, Eté 2019
Greenchroma by Minolta. Eté 2019
Avenue de Flandre
Maps I
Maps II
Puente Azul
Moonlight in Montmartre
MK2 Quai de la Seine
Ici c'est Paris
Puente Verde
Puente Azul
Buttes Charmantes II
Temple de la Sybille I
Buttes Charmantes I
Temple de la Sybille II
La Chapelle
Mirador Arco del Triunfo
Tours de Notre Dame
Blue Pont, panoramique
Thu
Marché Saint-Pierre
Rue du Mont-Cenis en Hiver
Mirador del Arco del Triunfo
Bassin de la Villette
Terrasse d'été
Denis en pause
Terrasse d'été à Montmartre
Galeries Lafayette
Buttes Charmantes III
Barandas azules
Moi
Buttes Charmantes IV

[ES]

París, 26 de Noviembre, 2017

 

Antena : Una antena es un dispositivo (conductor metálico) usado para las transmisiones en (frecuencias AM o FM) diseñado con el objetivo de emitir y/o recibir ondas electromagnéticas hacia el espacio libre. Una antena transmisora transforma energía eléctrica en ondas electromagnéticas, y una receptora realiza la función inversa. (Wikipedia)

 

Faro : Un faro es una torre de señalización luminosa situada en el litoral marítimo, como referencia y aviso costero para navegantes. Están coronados por una lámpara potente que sirve como guía. (Wikipedia)

 

Epicentro : Es el punto en la superficie de la Tierra que se encuentra sobre la proyección vertical del hipocentro o foco, el punto del interior de la Tierra en el que se origina un terremoto. (Wikipedia)

Stalingrad

Las "Torres de Stalingrad" como las he bautizado en honor al metro de la línea dos, son cuatro altos edificios en el Distrito 19 de París. Su estructura gris de concreto destaca en el paisaje. Visibles desde múltiples lugares turísticos, y por lo tanto desapercibidos, la serie se despliega a partir de la vida de la ciudad que rodea estos objetos arquitectónicos. Su nombre real es “Les Orgues de Flandre” (Columnas de Flandre) finalizadas en 1980 por el arquitecto alemán Martin Scultz van Treeck. Además, los edificios encarnan una época obsesiva de los años 50-70 por la construcción de estructuras gigantescas*. Asimismo, se trata de un complejo de alojamientos sociales (HLM) con una capacidad de 1.950 apartamentos. La torre más alta se llama “Prélude” (123m) y es el edificio residencial más alto de París. Le siguen “Fugue” (108m), “Cantate” (101m) y “Sonate” (90m). Inicialmente, fueron concebidas para alojar a los funcionarios del sector público*, pero desde entonces, la población a evolucionado y actualmente acoge en su mayoría a una clase social medio-baja. De cierta forma, las Torres de Stalingrad son como una “cité” de los suburbios francilianos dentro de Paris-intramuros y, al igual que otros barrios de clases populares en París, es objeto de estereotipos y fantasmas.

 

¿Por qué Stalingrad?

 

Durante dos años, observé a las Torres frecuentemente, hasta que formaron parte de mi experiencia fenomenológica en París: las estaciones incorporadas, son también mis estaciones anímicas. Sin duda, el estudio de éstas va más allá de una observación física de la luz y del diseño estructural, ya que doy prioridad a la experiencia subjetiva, la forma cómo las diferentes estaciones influencian mi psicología. Como la Catedral de Rouen y las Nymphéas de Monet pintadas varias veces bajo distintas condiciones de luz; las torres son mi leitmotiv, el lugar sentimental y material al cual siempre regreso. Por lo tanto, éstas son mi eje, mi brújula desde el cuál se difumina y se centra mi vida. A veces, una imagen clara no es el objetivo, sino el de transmitir la atmósfera íntima de los diferentes momentos. Al contrario de la fotografía “Deadpan”, despojada de emoción y buscando la “objetividad” y/o la distancia, en esta serie la producción de diferentes estados debido a la proximidad o a la lejanía de las torres es trascendental.

 

Por otro lado, la serie incluye capturas de pantalla de Google Maps, sin duda, ubicar a las torres geográficamente sitúa al espectador en el mapa parisino. El punto cero no es Notre-Dame, no es la Torre Eiffel, no es el Louvre, sino son “Les Orgues de Flandres” que invierten la centralidad de los lugares turísticos transformándolos à estos últimos en periféricos. Mientras más me acerco al epicentro, más cerca estoy de un terreno familiar.

 

De la misma forma, los retratos no están al azar, son fotografías de habitantes del barrio contiguo: La Goutte d’Or, (La Gota de Oro, Paris XVIIIe). Son personas de diferentes orígenes y culturas cómo India, Sri-Lanka, Bangladesh, Vietnam y Ecuador  (yo misma) que en este momento preciso de la vida y por diferentes razones, nos encontramos todos en el mismo lugar. Igualmente se incluye en la serie un cuadro fascinante de Maurice Utrillo: “La Rue de Mont Cenis” que mira hacia el Distrito 19 y hacia los suburbios del noreste de la ciudad. El cuadro realizado hace casi cien años, transmite casi exactamente la atmósfera de Montmartre a finales de invierno. Utrillo pinta esta misma escena en diferentes estaciones climáticas, ciertamente, la ciudad sobrepasa la temporalidad humana.

 

Finalmente me queda decir que nunca sabré cuál es la forma correcta de fotografiar París, la ciudad a la cual siempre le tendré un afecto único. Por lo que esta serie es un experimento continuo que me permite ilustrar parte de mi vida aquí y más allá, es un ejercicio de descentralización de la mirada de una ciudad que se concentra repetidamente en ciertos puntos. En consecuencia, cambiar la perspectiva hacia barrios parisinos menos representados en el imaginario turístico es parte del propósito. 

 

 

Citaciones:

*http://www.paris-promeneurs.com/Architecture-moderne/Les-Orgues-de-Flandre